4.3.09

dice Magris que dice Michelstaedter que





La persuasion, ha escrito Michelstaedter, es la posesión presente de la propia vida y de la propia persona, la capacidad de vivir a fondo el instante sin lala maniática angustia de quemarlo pronto, de atraparlo y utilizarlo con vistas a un futuro que llegue cuanto antes y por tanto de destruirlo en la espera de que la vida, toda la vida, pase velozmente. Quien no está persuadido consume su persona en la espera de un resultado que siempre está por llegar, que no existe nunca. La vida como carencia, como deesse, aniquilada continuamente en la esperanza de que la difícil hora presente ya haya transcurrido, a fin de que haya terminado la gripe, se haya superado el examen, se haya celebrado el matrimonio u obtenido el divorcio, terminado un trabajo, hayan llegado las vacaciones, se haya pronunciado el dictamen del médico. Se spera sperando / che vegnarà l'ora / de andar in malora / per più no sperar. (Se espera esperando / que llegará la hora / de acabar en mala hora / para ya no esperar más.)

La "retórica", o sea, la organización del saber, es el enorme engranaje de la cultura, el febril mecanismo de la actividad con que los hombres incapaces de vivir consiguen engañarse, protegerse de la aniquiladora conciencia de su falta de vida y de valor, no darse cuenta de su vacío.



[en Claudio Magris. El Danubio. Trad. Joaquín Jordá. Barcelona: Anagrama, 2001]


1 comments:

Carlos Otero dijo...

Pena que Magris se comporte, como dice con gracia Vattimo en su entretenida autobiografía,"cada vez más como un monumento". ¿Es en verdad "El danubio" algo más que un engranaje de cultura, de Alta Cultura? Vaya, un monumento.
Empieza así el segundo capítulo de "La persuasione e la rettorica": "Esta continua deficiencia - por la cual toda cosa que vive muere cada momento continuamente - toda cosa que vive se persuade de ser vida ('esser vita'."

 
template by suckmylolly.com